Exterogestación completada. Next level.

Pues si! hemos completado la fantástica para nosotras y odiada por muchos otros exterogestación. Es decir, los nueve meses que necesitamos los humanos para acabar de “formarnos” fuera del útero materno, porque  la verdad es que al nacer, comparándonos con otros mamíferos estamos claramente en “necesita mejorar”  en la asignatura de adaptación al medio.

9 meses dentro y 9 meses fuera.

Esa es la premisa de la que parte la exterogestación, de la inmadurez con la que nacemos los humanos y de nuestra necesidad de estar en continuo contacto con un cuidador, ya no diré solamente la madre, esto engloba a los padres, a las abuelas, los abuelos y a cualquier persona que cuide del bebé. Yo, por suerte he podido estar en casa con L y la he podido portear a todas horas y aunque no hubiera querido, no tenía alternativa si quería sobrevivir sana mentalmente al huracán de intensidad que es aquí la secretaria.

Se dice que necesitamos de esos otros nueve meses para ser medianamente independientes, poder valernos un poco por nosotros mismos y está claro que no la voy a soltar ahora al monte a que sobreviva en plan espartano, pero con diez meses recién estrenados, Liv dista mucho de aquél bebé tan extremadamente demandante, que podía hacerme pasar toda una tarde entera, con todas sus interminables horas, minutos y segundos sentada con ella colgando del pecho o los días enteros entre el fuar elástico, la bandolera y las siestas en brazos.

Cumplidos los diez meses ya son capaces de comer por si solos la comida que les ofrecemos, normalmente son capaces de desplazarse, ya sea gateando o dando pequeños pasos como la  amiga intensa, ya no necesitan tanto el pecho del cuidador y no me refiero al pecho como alimento, hablo del pecho del cuidador como cueva donde resguardarse, la mejor cama del mundo para dormir y evidentemente si les damos teta, el mejor self service del universo.

Pues bien, nosotras hemos llegado al fin de la exterogestación, y solo puedo estar contenta y agradecida de haberlo hecho así y sabiendo que repetiré con los futuros, a pesar de las críticas, a pesar de tener que oír muchas veces y de gente cercana que la estaba mal acostumbrando a los brazos, que eso era malo, que la tenía que dejar en la camita sola, que tenía que dejar que la cogiera más gente para que “se acostumbre a la gente”, como si al no cogerla todo el mundo la niña fuera a desarrollar alguna fobia. En fin, lo típico de los ilustres pediatras y pedagogos sin título oficial con los que coexisto.

Solo queda decir que ¡viva la exterogestación! y que evidentemente aunque no portees tu bebé se desarrollará con normalidad, pero nosotras hemos hecho los nueve meses de exterogestación gracias al porteo y ha sido mágico, fantástico y agotador a partes iguales.

Os dejo con algunas fotos de nuestros momentos de porteo desde que salimos del hospital. ¿Cómo puede pasar el tiempo tan depreisa?

See you soon!

Anuncios

Autor: Msscheeks

Mami de Mss cheeks, viviendo la maternidad a tope con sus luces y sombras! ❤️ Me encanta la cocina vegana y vegetariana aunque vivo con un carnívoro 100% y Mss cheeks de momento no es vegetariana. Animal lover, vivimos con nuestra perrita Rumba y nos encanta perdernos por el bosque los cuatro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s