Productos Mimuselina

Productos molones de Mimuselina
Hace unas semanas recibimos un paquete de la tienda online de Mimuselina con algunos de sus productos y hoy os traigo la review, porqué la verdad es que he quedado encantada con la calidad y el diseño.
Lo que más me llamó la atención fueron las tarjetas de los meses y momentos especiales, como el primer diente, cuando se dan la vuelta por primera vez o cuando dicen mamá y papá. La verdad es que yo tenía otras que me regalaron y hasta los nueve meses las usé, pero es que estas me gustan mucho más y las he usado para la foto del primer diente y los diez meses de momento. Són muy bonitas, el diseño es súper bonito y si eres una loca de los recuerdos como yo, es una muy buena compra, porqué haces la foto con la tarjetita y luego preparas un álbum de su primer año y te saltan lagrimas como puños cada vez que lo abres. Sin duda es un regalo que haría a una embarazada.
targetes

Muselina grande

Lo segundo más útil ha sido una muselina enorme, de algodón 100%, fabricada en España, y con estampado con tintas inocuas con base de algas y certificado Oekotex, lo mejor de lo mejor vaya! Nos ha servido para todo, la llevamos en el coche y cuando algún día Liv ha llegado dormida, que habrá pasado entre dos y ninguna vez, me ha ido bien para taparla un poquito y rezar para que siguiera durmiendo. A ver, una muselina tiene que ser un imprescindible siempre, porqué la verdad es que sacan de más de un apuro. Nosotros la hemos usado también en plan babero gigante porqué si la pequeña koala ve un plátano entra en un estado de nerviosismo y griterío hasta que no se lo das, y en medio del supermercado y sin babero pues ya te puedes imaginar como se pondría, y encima de plátano, que eso se pega a la ropa como cola de contacto. Cogí la muselina y se la puse por encima así un poco curiosa y se comió el plátano, la muselina fué a la lavadora directa al llegar a casa, pero Liv iba limpia. Otro día salimos a pasear y no llevaba el abrigo de porteo porque hacía sol, pero al volver hacía un poquito de viento, así que la doblé, se la puse encima y llegó la mar de calentita a casa.
Además las tienen con textos tan molones como la nuestra, sin duda es un objeto que recomiendo tener o regalar si quieres quedar súper bien! Es bonito, de buena calidad y tiene muchos usos.

museina gran

La muselina de hombro

Es otro de los productos y nos vino genial cuando L era más bebé y la ponía a hacer el eructo, porqué la verdad es que me dejaba la ropa fina, siempre iba manchada, aunque me diréis que en verdad no son manchas que son medallas de madre, cuando estás fuera te apetece que tu ropa dure un poco limpia, aunque sea media hora.
Estas muselinas no se ven mucho y no lo entiendo porqué van súper bien, yo sin duda compraré más para los futuros.
muselina petita

Chupetero de tela

Esto ha sido a lo que menos uso le hemos dado porqué Liv no lleva chupete y los mordedores colgando no le hacen mucha gracia, a parte que los va arrastrando siempre y a mi eso no me convence. Por eso se lo di a una amiga que su bebé si usa chupete y está encantada, y la verdad es que es precioso, los colores, la tela, el acabado, todo, es muy bonito y como muy boho. A mí me encantó aunque Liv no lo usara.

chupetero

Pues bueno, hasta aquí la review de los productos, la conclusión es que nos han encantado, que son de muy buena calidad, el algodón es orgánico como ya he dicho antes, que son cosas que siempre miro e intento conseguir, así que solo puedo tener buenas palabras para los productos de esta marca, sin duda un acierto para ti misma o para regalar a una mamá o futura mamá, yo sin duda la próxima compra la haré a Mimuselina. Pasaros por su página y su instagram que cuelgan fotos súper chulas, y tenés el enlace a su web en todo el blog cada vez que los nombro.

See you

Anuncios

Exterogestación completada. Next level.

Pues si! hemos completado la fantástica para nosotras y odiada por muchos otros exterogestación. Es decir, los nueve meses que necesitamos los humanos para acabar de “formarnos” fuera del útero materno, porque  la verdad es que al nacer, comparándonos con otros mamíferos estamos claramente en “necesita mejorar”  en la asignatura de adaptación al medio.

9 meses dentro y 9 meses fuera.

Esa es la premisa de la que parte la exterogestación, de la inmadurez con la que nacemos los humanos y de nuestra necesidad de estar en continuo contacto con un cuidador, ya no diré solamente la madre, esto engloba a los padres, a las abuelas, los abuelos y a cualquier persona que cuide del bebé. Yo, por suerte he podido estar en casa con L y la he podido portear a todas horas y aunque no hubiera querido, no tenía alternativa si quería sobrevivir sana mentalmente al huracán de intensidad que es aquí la secretaria.

Se dice que necesitamos de esos otros nueve meses para ser medianamente independientes, poder valernos un poco por nosotros mismos y está claro que no la voy a soltar ahora al monte a que sobreviva en plan espartano, pero con diez meses recién estrenados, Liv dista mucho de aquél bebé tan extremadamente demandante, que podía hacerme pasar toda una tarde entera, con todas sus interminables horas, minutos y segundos sentada con ella colgando del pecho o los días enteros entre el fuar elástico, la bandolera y las siestas en brazos.

Cumplidos los diez meses ya son capaces de comer por si solos la comida que les ofrecemos, normalmente son capaces de desplazarse, ya sea gateando o dando pequeños pasos como la  amiga intensa, ya no necesitan tanto el pecho del cuidador y no me refiero al pecho como alimento, hablo del pecho del cuidador como cueva donde resguardarse, la mejor cama del mundo para dormir y evidentemente si les damos teta, el mejor self service del universo.

Pues bien, nosotras hemos llegado al fin de la exterogestación, y solo puedo estar contenta y agradecida de haberlo hecho así y sabiendo que repetiré con los futuros, a pesar de las críticas, a pesar de tener que oír muchas veces y de gente cercana que la estaba mal acostumbrando a los brazos, que eso era malo, que la tenía que dejar en la camita sola, que tenía que dejar que la cogiera más gente para que “se acostumbre a la gente”, como si al no cogerla todo el mundo la niña fuera a desarrollar alguna fobia. En fin, lo típico de los ilustres pediatras y pedagogos sin título oficial con los que coexisto.

Solo queda decir que ¡viva la exterogestación! y que evidentemente aunque no portees tu bebé se desarrollará con normalidad, pero nosotras hemos hecho los nueve meses de exterogestación gracias al porteo y ha sido mágico, fantástico y agotador a partes iguales.

Os dejo con algunas fotos de nuestros momentos de porteo desde que salimos del hospital. ¿Cómo puede pasar el tiempo tan depreisa?

See you soon!

Zapatos para bebé, no gracias

No le tapaba los pies, a pesar de tener que esquivar miradas de desaprobación con movimientos dramáticos de cabeza diciendo que no.

-Le he comprado unos zapatitos monísimos

-Ya, pero es que no lleva y no se los voy a poner

-Pero son muy monos, quedaría muy guapa

– ( ojos en blanco y cara de agobio)

Primero, los bebés cuantos menos complementos lleven y más sencillos vayan mejor, segundo no le voy a poner zapatos hasta que no sean totalmente necesarios, y no, no es necesario que los lleve solo para combinar.

Muchos se sorprenden ante mi reticencia a los zapatos y aún se sorprenden más cuando la ven o saben que en casa va descalza. Cuando estamos en la alfombra L no lleva calcetines, pero cuando está en otro sitio de la casa si que los lleva, más que nada para que no coja frío en los pies, que es incómodo, porqué yo también voy descalza y se nota el fresquete.

Personalmente yo voy descalza porqué me gusta, pero a ella la dejo descalza por los múltiples beneficios que eso conlleva.

Desde recién nacida no le tapaba los pies, a pesar de tener que esquivar miradas de desaprobación con movimientos dramáticos de cabeza diciendo que no, cuando les decía que no se los tapaba porque se termorregulan por los pies y que es necesario que así lo hagan. Pobre criatura! Que madre le ha tocado! Se que esto pasaba por la cabeza de muchos, pero aquí está la amiga, con casi 10 meses y no se ha puesto mala ni un día y dudo que haya sido a conciencia, para darles en los morros a los críticos de maternidades ajenas.

No se ha puesto mala por ir descalza porqué el frío no entra por los pies, no te resfías por ir descalza, te resfrías porque hay virus, y en invierno el frío hace de vasoconstrictor en la mucosa de la nariz, esto hace que a su vez haya menos leucocitos, o sea defensas, por tanto estamos menos protegidos. Y así amigos y amigas nos resfriamos. Puedes ir con botas con estufa incorporada si quieres, que si estás más débil o sensible a un virus, te pondrás malo.

Los primeros meses no se los puse por lo de la termoregulación, luego leí que sus pies son más sensibles que sus manos en cuanto a tacto y por tanto en cuanto al reconocimiento del entorno y agradecí mucho no habérselos puesto, la verdad. Luego se los descubren, y Miss Cheeks se pasaba el día con el pie en la boca, instintivamente estaba practicando el auto conocimiento, la propiocepción, saber que lo que se llevaba a la boca era parte de ella. Después tampoco se los he puesto porqué ha empezado con el gateo, a reptar, ponerse de pie y a dar pasitos sola. Si todo esto lo tiene que hacer con un zapato que por muy cómodo que sea no deja de ser algo entre el suelo y ella, un suelo que necesita conocer bien para lograr un buen equilibrio, me parece que estaría poniéndole trabas en vez de dejarla fluir. En fin, un despropósito a mi modo de ver.

¿Ya però y fuera de casa?

A pesar de todo esto nosotros compramos unas atippas, que me parecieron las menos gruesas ya que es silicona con calcetín, y las llevamos siempre en la bolsa porqué como la secretaria quiere andar y correr ya, right now, necesitamos algo para cuando estamos fuera de casa, que entorpezca lo menos posible y que sea lo más respetuoso con sus pies y me parece que este calzado cumple con los requisitos bastante bien.

En fin, que lo que quiero decir es que pensemos un poquito antes de calzar a los bebés, y digo calzar como puede ser cualquier otro acto como ponerles colonia, pantalones apretados o vestidos muy monos pero nada prácticos cuando empiezan a gatear. Leamos más, cuestionemos más verdades absolutas, miremos y escuchemos a nuestra naturaleza y a nuestra anatomía. Repetiré siempre que no considero a nadie mejor o peor madre por hacer o no hacer según que cosas, pero si que considero que en general no pensamos mucho en las consecuencias de nuestros actos ni en el porqué de las cosas y actuamos por impulso.

Si en la tienda ponen los conjuntos de bebé con calzado pues se le pone calzado y tan contentos, no? Pues no, sinceramente no. Si en la tienda ponen calzado es porqué saben que llama la atención, todo lo que sea una reproducción en miniatura de algo, hace gracia y llama la atención. ¡El calzado es lo más caro en relación al tamaño y a la utilidad, que es nula! En fin, que me pondría a criticar aquí y no acabaría nunca, y la idea era contar el porqué ir descalzos es beneficioso, porqué claramente lo es.

En cada post que escribo acabo con la duda de si realmente estamos muy desinformados o demasiado adoctrinados por marcas y ya empiezo a cuestionarme muchas más cosas, espero abrir un poco la mente de quien me lea si eso ayuda a mejorar. ¿Como lo veis, nos manipulan o soy una conspiranóica? Jajaja ahí lo dejo.

See you soon!

Baja por expulsivo y alumbramiento

Pues no señores y señoras, esto que tenemos no son bajas por maternidad, llamemos a las cosas por su nombre, son bajas por expulsivo y alumbramiento

 

Según la RAE, maternidad es el estado o cualidad de madre y según el Gobierno, este estado o cualidad de madre dura unas 16 semanas, 17 si acumulas horas de lactancia. ¿Por qué somos las únicas mamíferas que deben abandonar a su cría cuando esta aun las necesita? Un dato importante es que Todos los mamíferos permanecen con sus madres como mínimo hasta que acaba el período de amamantamiento.

Entonces, ¿puede alguien explicarme porqué nosotros, los más listos del mundo mundial, abandonamos a la cría mucho antes de que ésta esté preparada? Por qué no lo entiendo. Y no hablo de pecho o biberón, hablo de sentido común, yo le doy el pecho a L y recuerdo cuando cumplió 16 semanas que pensé que me hubiera sido imposible dejarla, era (y es) tan dependiente de mí, no solo necesita a el pecho para comer, lo utilizaba y de echo lo sigue haciendo, para hacer un alto, parar y relajarse, sentirme cerca o conseguir dosis extra de mimos. Y de igual manera las madres que no dan el pecho tienen el mismo sentimiento de estar dejando a su bebé, muy frágil y dependiente aún, porqué nuestro instinto nos lo dice, nos dice que esto no está bien, que nuestro bebé aún nos necesita mucho.

Buscando información me sorprendió mucho la manera de actuar de las manadas de lobos, mientras la madre amamanta a los cachorros y ellos aún no comen sólidos, los demás miembros de la manada le llevan comida para que ella se dedique al 100% a sus pequeños. Una vez empiezan los lobeznos a comer sólido, la madre ya empieza a salir a cazar y siempre se queda otro miembro de la manada vigilando a los peques hasta que su madre vuelve. ¿Cómo puede ser que los Lobos estén mejor organizados para Esto de la maternidad que los humanos?
Creo que la respuesta es sencilla, porqué ellos no le ponen nombre a nada, los animales siguen su instinto, ese instinto que un día algún erudito, consideró que era malo seguir e impuso unas bajas mal llamadas “de maternidad” de 16 semanas. Pues no señores y señoras, esto que tenemos no son bajas por maternidad, llamemos a las cosas por su nombre, son bajas por expulsivo y alumbramiento, bajas que nos permiten volver a trabajar físicamente medio decentes, porqué nuestro cuerpo aún no está recuperado del todo, y psicológicamente ausentes por estar pensando en el bebé que tanto nos necesita.

Otro motivo que demuestra que estas bajas por maternidad son ridículas es que La OMS dice que la alimentación de los bebés debe de ser exclusivamente de leche y a demanda hasta los 6 meses, y a partir de entonces podemos empezar a introducir alimentos. Pero como aquí las bajas son de 16 semanas, antes de los tres meses ya ves a muchas madres que quieren seguir dándoles lactancia materna (que también es lo que recomiendo la OMS), ordeñándose día y noche, sin disfrutar realmente de lo bonito de la lactancia y de estos primeros meses de su bebé, para poder tener un banco de leche medianamente decente en el congelador.

Y después están las otras madres que antes de las 16 semanas les introducen alimentos para poder ser ellas quien se lo dé, porque tienen el sentimiento de perderse tantísimas cosas y tan importantes, que los introducen antes de tiempo. Y la verdad es que antes de los 6 meses los bebés no tienen el estómago preparado para nada que no sea leche. Es que volvemos a lo mismo, ningún mamífero le da a su cría nada que no sea leche hasta que no están preparados, pero los humanos sí. Los listos de turno.

De verdad, padres, madres, futuros padres y madres, abuelos y abuelas, tías y tíos, personas en general, debemos luchar para cambiar esto, porqué es una vergüenza, no puede ser, no podemos ser los animales más listos del planeta y ser los primeros en abandonar a nuestras crías y a no respetar sus tiempos de crecimiento, no puede ser.

Las tres cosas menos útiles que compré

Como digo siempre, al ser padres primerizos se paga la novatada en muchos sentidos, pero sobretodo a la hora de comprar cosas que en tu cerebro de embarazada happy flower crees que os serán muy útiles. Cuál es vuestra sorpresa al ver una vez ha nacido en señor bajito o la señora bajita, que no es que sean poco útiles, es que directamente ni las miráis, así que os resignáis a guardarlas por si con el siguiente retoño hay más suerte, o las vendéis/ regaláis.

Hablando con Papá Vikingo, se me ocurrió hacer una lista de las cosas que si lo hubiera sabido antes, cosa que no podía porqué soy primeriza, no hubiera comprado. Hay gente que te da consejo, que te dice que no compres esto o aquello, pero al final supongo que lo tienes que ver tu misma, porque alomejor tu bebé si que lo utiliza, y la verdad, de todo lo que he visto inútil tener nadie me habia avisado.

La cuna

Con toda la ilusión del mundo compramos una cunita de colecho, ya que estábamos decididos a practicarlo. Pues bien, no ha hecho ni una siesta, ni media hora, nada, nada en esa cunita, eso si, nos servia muy bien para dejar los cojines dentro y para que Rumba se escondiera debajo cuando escuchaba algún petardo. Sé que hay niños que si la han utilizado y como depende bastante de cada bebé, nosotros la hemos guardado para los futuros, por si no son tan intensos como L, aunque la verdad es que me encanta tenerla en la cama conmigo. En definitiva, si no la tuviéramos tampoco pasaría nada. Evidentemente al hablar de la cuna de colecho, hablo igual de sus juegos de sábanas, el nórdico, los móvile y su larga lista de posibles complementos.

 

El parque

Nuestro parque era cuna alta y parque, lo compramos pensando que al tener la cunita de colecho en la habitación, necesitaríamos algún sito donde dejarla en el comedor y no era viable ir moviendo la de colecho de un lado para otro, porqué casi no cabía por los marcos de las puertas, y yo con una mano y la niña en otra liaba unos espectáculos dignos de ser grabados. Total, para que después Miss Cheeks ni oliera la cuna, pero yo era optimista y tuve esperanza durante un tiempo.

Leo esto y no puedo dejar de reír de lo ingenuos que fuimos pensando que Miss Cheeks dormiría siestas en el comedor, en la cunita, en nuestra cama… Ha empezado a dormir siestas sin mí a los ocho meses, ocho! Y lo de sin mí significa que previamente la duermo en la teta, me tumbo con ella en la cama, la tumbo, le doy más teta y alomejor y solo alomejor, puedo huir un ratito. En fin, que como digo, todo esto no lo sabíamos, y nos pareció indispensable tenerlo.

 

Bañera cambiador

Si hay algo que nos ha costó de coger y decidir fue la bañera, porqué si los lavabos son pequeños y encima tienen bidé, ya  estás perdido. No hay manera humana de meter una bañera dentro, es que no la hay. Nosotros entrábamos y sacábamos cada día la bañera, un armatoste, porqué yo me emperré en que la quería con cambiador, no sé porqué ciertamente. Más tarde compramos una de esas plegables y fue nuestra salvación, la poníamos encima del mármol de la pica cuando Miss Cheeks aun no se aguantaba sola sentada, más que nada para no destrozarnos la espalda y las rodillas. A la que ya se aguantó la empezamos a poner dentro de nuestra bañera que aunque tengamos que estar agachados igual,  no hace falta estar cogiendo a la niña y no salimos del lavabo en modo Quasimodo necesitando a un quiropráctico después de cada baño.

 

Hay bastantes cosas que hemos utilizado poco o casi nada, pero que sé de buena tinta que ha sido por cómo es la pequeña dictadora, porqué el carro por ejemplo, lo ha usado bien poco, es más, creo que hará como tres o cuatro meses que está plegado y guardado, porque no lo utilizamos, a pesar de que salimos a andar cada día durante una hora y a parte durante el día vamos a comprar y a hacer recados. Me refiero a que no estamos en casa todo el día, salimos bastante y nunca vamos con carro y Miss Cheeks no es peso pluma, para que engañarnos. No utilizamos carro porqué porteamos a todas horas, en cualquier lugar, con fular elástico al principio, fular tejido por casa, bandolera a ratos cortos como ir al súper y mochila para salir a andar con Rumba. El nido, por ejemplo fue otra de las cosas que de normal se le da bastante uso, pues bien, para variar con nosotros no funcionó, pero fue directamente porqué L no toleraba siesta alguna que no fuera en mis brazos. Ojo que ahora me vuelvo loca de alegría porqué puedo soltarla de vez en cuando. Y aquí mi reflexión, cómo han cambiado mis fuentes de alegría, y lo rápido que me vengo arriba cuando tengo media horita para mí, qué?

Pues bueno, esta es mi pequeña lista de cosas totalmente inútiles para nosotros, no quiero decir con esta lista que comprar la cuna de colecho sea una tonteria, porqué hay niños benditos que las toleran bien y no tienen el síndrome de la cama de clavos como aquí la secretaria, o hay familias que tienen un lavabo más amplio que el nuestro y pueden tener una bañera cambiador (a mi me encantan las de madera), y no se ven obligados a tener una bañera en modo Tuareg, viviendo en estado nómada cada día, de la habitación al lavabo, del lavabo a la habitación y así infinitamente hasta que te cansas y la vendes, como en nuestro caso y ya.

En fin, que si estáis en la dulce espera, por mucho que yo o la gente os diga, vais a hacer lo que os parezca mejor, porqué aun que te digan, siempre tienes la esperanza de que lo utilizarás. ¿Será porqué siempre en la tele, el cine y en todos lados pintan maternidades idílicas con niños que duermen mucho y muy seguido, sin necesidad de brazos ni teta? ¿Hay cosas realmente indispensables o es lo que nos “hacen” creer? Es un tema que me ronda mucho desde que he sido madre.

See you soon!